Ediciones Escaparate, Concepción (122 páginas).
2005

Un viaje científico por la isla Santa María desata sentimientos y reflexiones sobre la naturaleza humana, sobre las islas íntimas que nos envuelven y el ritmo acompasado de la vida moderna en lugares distantes. Los sentidos del arqueólogo están puestos más allá de los viejos objetos que descubre. Durante el viaje percibe el sentido de la vida y también de la muerte, como parte de una misma realidad que parece proyectarse más allá del tiempo y del espacio.